El día aquel



   La vida transcurría como el río fluye por una vega, despreocupado, tranquilo; las rutinas mecían la existencia, y los días pasaban sin sentir entre los papeles de la oficina y las tareas del hogar que para ella, eran el propósito de su vida. Las emociones las dejaba para los cumpleaños o las fiestas señaladas en el calendario en color verde, eran como momentos reservados a lo largo del árido anuario para poder respirar por un instante.

   Las noches después del trabajo las pasaba con su marido, juntos en el sofá, entretenida con los juegos de su teléfono móvil y los programas de la televisión, pero en ocasiones se descubría a si misma mirando al infinito, sin saber muy bien a que, como desconectada del mundo, un mundo que hacía ya mucho que había dejado de vivir.


   Aquel día la cosa no empezó bien, el despertador no sonó a la hora acostumbrada y no pudo cumplir su propósito, por lo que llegó tarde a la oficina; allí, entre los gritos de costumbre, descubrió un nuevo asiento vacío, era el tercero que amanecía así ese mes, pero nadie se atrevía a decir nada y ella no pensaba ser la primera en hacerlo, así que como los demás, bajó la cabeza y se puso a trabajar.

   Al llegar la tarde, recibió una llamada, el Director de Recursos Humanos, la esperaba en su despacho. Ella no se preocupó ya que era algo que pasaba habitualmente, preparaba las nóminas y probablemente habría alguna cosa que ajustar, así que se presentó en el despacho con su blog de notas y su lapicero, pero en esa ocasión la atmósfera que se respiraba allí era diferente, entonces descubrió el sobre, allí, sobre la mesa... esperándola. Sin mediar ni palabra lo recogió y lo abrió allí mismo.

   Un rato más tarde salía por la puerta del despacho con una caja que contenía toda su vida profesional, fotos, libros, material de papelería y un peluche que le habían regalado sus compañeros años antes, no hubo despedidas, ni saludos, solo caras bajas y miradas ausentes.

   Al llegar a casa, dejó las llaves en el recibidor y la caja sobre el suelo, se dirigió hacia la cocina pero por el camino, el teléfono sonó y como un autómata lo descolgó.

   El auricular impactó contra el suelo haciendo un ruido sordo mientras se hacía mil pedazos, ella corría escaleras abajo con el bolso agarrado como si fuese el testigo en una carrera de relevos, su vida estaba desmoronándose bajo sus pies y no sabía muy bien que hacer, el coche la acercó al hospital como si hubiese sido teledirigido; mientras conducía, miles de imágenes pasaron por su cabeza, imágenes de hacía mucho tiempo, cuando aún era feliz, quizá todavía quedaba esperanza, pensó, mientras corría por los pasillos lúgubres de aquel hospital.



   No pudo verlo, estaba en la mesa de operaciones, luchando por tener una segunda oportunidad para ella, … para él, ……………. para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario