Donde habita el silencio

   Es difícil encontrar, donde habita el silencio, ante tanto bullicio, clamor y sufrimiento; pero siempre quedan reductos donde se parapeta esperando sorprender, esperando la oportunidad de abrir una puerta por la que la conciencia escape, y por eso lo he buscado y lo traigo ante ti, a estas breves líneas, para que lo encuentres, si es que es lo que estás buscando.

   El silencio está...



... en las miradas perdidas, que buscan sueños olvidados.

... en el aire que respiran los amantes que ya no tienen de que hablar.

... en la volutas del cigarrillo olvidado.

... en los ojos obnubilados perdidos entre las estrellas.

... en la linea continua que marca el final en un quirófano.

... en esa declaración de amor que espera saber si es correspondida.

... en el reflejo de unas aguas tranquilas donde el cielo decidió zambullirse.

... en cualquier teatro vacío anhelando los ecos del pasado.

... en las preguntas que no tienen respuesta, o en aquellas que nadie quiere responder.

... en la indiferencia que aísla al mendigo.

... en el instante posterior al primer beso de amor.

... entre las páginas de cualquier libro olvidado, esperando pacientemente su oportunidad.

... entre un lienzo en blanco y un pincel goteante.

... en el grito desesperado que nadie quiere oír.

... en la enfermedad que ya no se puede curar.

... en el alma del que acaba de descubrir quién es.

... en el interior de la pelota olvidada.

... en el recuerdo de los momentos vividos.

... y en el miedo ante los momentos por vivir.

... en el reencuentro de las almas gemelas.

... ante la bomba que acaba de ser lanzada.

... y entre aquellos que saben que la van a recibir.

   El silencio está en aquel que se arriesga a enfrentarse consigo mismo para acabar descubriendo cuanta falta le hacía; está en aquel que decide esgrimirlo con valentía, frente a insultos, calumnias y mentiras.

   Y ahora, si le dejas, también estará en ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario