Mentor de Cambio Profesional

Reinvención . Diferenciación . Búsqueda de Empleo

Conóceme

Hola

SoyDavid

Mentor de Cambio Profesional

Bienvenido. Esta página web es para ti si buscas hacer punto y aparte en tu vida profesional, ya sea buscando un nuevo empleo, diferenciandote en el que ya tienes, o emprendiendo una nueva aventura totalmente distinta.

Durante más de 25 años he cambiado de profesión muchas veces, he sido escolta de seguridad, director técnico en un laboratorio, he descargado camiones, he sido jefe de planta de producción en una industria alimentaria, he sido comercial y jefe de ventas, actualmente estoy emprendiendo mi nuevo proyecto con The cubbe, cosa que compagino con la escritura, soy escritor del libro Tu Decides, que podrás comprar en esta web, además de cuentos metafóricos.

Soy muy creativo y me gusta trasladar este talento a todo lo que hago, formaciones, eventos y talleres. A nivel personal me considero una persona apasionada por la innovación y las nuevas tecnologías, me apasiona trabajar con equipos de personas y retarlas para que alcancen su máximo potencial. Podrás descubrir más buceando por el blog.

Creatividad

Desarrollo Talento

Herramientas

Formación

Como puedo ayudarte

REINVENCIÓN PROFESIONAL

Nuevos caminos profesionales te esperan más allá del curriculum y la experiencia.

DIFERENCIACIÓN PROFESIONAL

Descubre la forma de resaltar dentro de tu mercado desde quién eres.

EVENTOS

Descubre como son nuestros eventos o haz que el tuyo sea inolvidable.

DISEÑO DE SERVICIOS

Crea Servicios diferentes, únicos, que sean congruentes contigo y de alto valor.

FORMACIÓN

Aprende, descubre, comparte, diviértete mientras con mis talleres experienciales.

TIENDA

Descubre mi libro Tú Decides, un work-book para vivir tu cambio.

Mi Experiencia

The Cubbe.

2017-Hoy

Mentor de equipos técnicos y comerciales

Creador de esta marca que nace para ofrecer servicios a la industria químico-farmacéutica y alimentaria.

Escuela de Futuro.

2013-2017

Formador Creativo y Coach

Trabajando como coach de emprendedores y buscadores de empleo a través de sesiones privadas o talleres formativos.

Geber-lab, S.A.

2000-2013

Sales Manager

Gestionando equipos comerciales, su formación, su seguimiento, además de mis propias ventas de material técnico.

Tejaoliva, S.A.

1995-2000

Director de Laboratorio y de Planta de producción

Gestioné un laboratorio de control de calidad y la producción de Salsas Mahonesas.

Blog y Cuentos

La carpeta

   Se despidió de su hijo con un tímido beso en la mejilla para no despertarle. Ese día tocaba trabajar temprano, así que cogió el coche para aprovechar el poco tráfico que aún no ahogaba la ciudad; metió la llave en el contacto y pudo comprobar como aún estaba frío. Giró su mano y el motor arrancó tras una leve protesta. Al encender las luces pudo ver fugazmente a un gato cruzar la calle y un gesto inexplicable se marcó en su rostro durante un segundo. Echó un vistazo y allí, a su lado, estaba la carpeta azul; dentro, una dirección y una hora marcaban su tarea matutina. Unos leves toquecitos sobre la portada le sirvieron como punto de inicio de la jornada. 




   Atravesó la ciudad como un autómata que conoce cada desvío, cada callejuela mientras en su cabeza organizaba las próximas vacaciones de verano en familia, esta vez les acompañarían sus padres, por eso había aceptado aquel trabajo tan precipitado, quería sorprenderlos con un destino exclusivo e íntimo y eso resultaría caro.

   No le gustaban las sorpresas, por eso jamas aceptaba trabajos con tan poco tiempo de preparación, pero aquello era una perita en dulce, dinero fácil. 


   Un anciano se lanzó a un paso de cebra, lo que le sacó repentinamente de sus ensoñaciones con un frenazo en seco, sus miradas se cruzaron un instante y con un leve movimiento de su mano invitó al anciano a cruzar mientras le devolvía una sonrisa. 

   Tras unos segundos que a otros les parecieron eternos, reanudó la marcha, hasta que a la hora marcada llegó a la calle prevista, aparcó y se acercó a uno de los bares del barrio para tomar rápido un café con leche y unos churros mientras escuchaba las primeras noticias de la mañana. 

- Como está el país.- Pensó, mientras negaba con la cabeza.


   Al salir del establecimiento se topó con un mendigo que dormitaba ya en la puerta, sin pensarlo, sacó las monedas que llevaba en el bolsillo y se las entregó. 

   Era la hora, las luces de su reloj empezaron a parpadear indicando el momento adecuado, había llegado el momento de trabajar. 

   Subió las escaleras pesadamente, se plantó delante de la puerta y observó su timbre por un instante. Después, metió una ganzúa en la cerradura y abrió sigilosamente. 

   La casa aún estaba a oscuras, como los tres últimos días a esa misma hora, así que se dirigió a la habitación señalada, dejando atrás el dormitorio donde dos críos aún dormían plácidamente. 

   Una nueva puerta cerrada le separaba de su destino, con suavidad giró el pomo y accedió a la estancia. Un olor a humedad y vida lo inundaba todo; en la cama, una pareja se miraba aún en sueños, eran las caras de la carpeta azul, así que sacó su pistola, enrosco el silenciador y todo acabó antes de que empezara a hacer la digestión.

El secreto

   Eran las tardes de invierno en el caserón las más emocionantes que recordaba de su infancia, cuando ya era de noche y aprovechaba las sombras para escabullirse escaleras arriba muy despacio, evitando que el crujido de los escalones alertara a su padrastro. Arriba, e iluminada por lo titilantes candiles, las temblorosas sombras le marcaban el camino hasta aquella enorme puerta de madera de aspecto siniestro. Aquella puerta, siempre cerrada a cal y canto, le provocaba un estremecimiento solo con tocarla, aunque era una sensación que le gustaba; rozaba con los dedillos sus perfiles y comprobaba como el bello de sus brazos se erizaba y su corazón se agitaba como por arte de magia. 


   Todo lo relacionado con aquella puerta era un misterio, como comer una fruta prohibida y precisamente por eso le gustaba. De entre todas las emociones que la hacía sentir, era el ojo de su cerradura la que más la emocionaba y por eso la dejaba para el final, cuando se inclinaba levemente para asomarse a lo desconocido, lo prohibido y se encontraba con aquella mirada, mezcla de tristeza y frialdad, que inexplicablemente la hacía llorar. 


   Aquel recuerdo, tan vivo como siempre, volvió aquel primero de junio cuando junto a su abogado regresaron a aquel lugar con una llave en la mano; hacía un mes que su padrastro había muerto y ella era la única heredera; al final podría desentrañar el secreto de la mirada oculta tras las sombras de aquella habitación. 



   La llave se resistió a hacer su trabajo, pero tras unos empujones, finalmente cedió y dio paso a una estancia oscura y con un olor a historia, recuerdos y dolor. Busco instintivamente la pared en busca de una ventana que sabía que debía estar allí, y tras nuevos crujidos , finalmente dejó paso a una luz cegadora que iluminó, casi por vez primera, aquella estancia. Como si de una imagen celestial se tratase algunos rayos alumbraron un retrato en la pared que a juzgar por su ubicación era el de la persona que la miraba a través del ojo de la cerradura. El cuadro marcaba una fecha que coincidía con el año de su nacimiento y mostraba el rostro de una mujer con un secreto inconfesable en su corazón, entonces fue cuando lo comprendió todo, aquella mujer, sin lugar a dudas fue su madre.

Algunos testimonios

Da un primer paso ahora

Contacto

David Delgado
+34 682 888 186
Madrid . España
Con la tecnología de Blogger.